Big Data y el agua de la fuente

El mundo del BigData navega entre la realidad y la promesa. La realidad, mucha o poca, pertenece al medio. La finalidad, la gran promesa, es algo que deberá cristalizarse en los próximos dos o tres años. Pero parece que está aquí para quedarse. Si en el momento actual del negocio del BigData eliminamos de la jugada a aquellas entidades que generan datos y los venden, el único modelo de actividad que esta generando ingresos de verdad, y nos quedamos con todo lo demás, nos encontraremos con mucha inversión y gasto en el medio: investigación de, desarrollo de, y poca, muy poca innovación de la buena. ¿Y el fin justifica los medios? Lo dicho, dos o tres años para contestar. Por el momento tendremos que seguir oyendo aquello de que el BigData curará el cancer o predecirá la bolsa, entre otras barbaridades.

Cualquier proyecto basado en BigData debe tener en cuenta los dos extremos más importantes. Y aunque es necesario que pase por el medio, ninguno de los extremos lo son. El primero el modelo de utilidad. ¿Qué valor aporta y para que sirve lo que vas a hacer? (Abstenerse respuestas no concretas). Y el segundo extremo: el agua de la fuente.  ¿Existen esos datos y puedes acceder a ellos?. Puestos a buscar agua para la fuente, allá van tres océanos:

Redes Sociales e Internet

Twitter, Facebook, google+, instagram, tumblr., foursquare, wordpress, bitly, flickr, vimeo, youtuve, wikipedia, imdb, etc, etc, etc… Ingentes cantidades de datos y dinámicos en su gran mayoría. Fuentes accesible a cualquier habilidoso de lo técnico o a cualquiera dispuesto a pagar por ello. A tanto el kilo de datos.

Si indagamos en alguna de estas fuentes quizás entendamos el verdadero modelo de negocio de muchas iniciativas multimillonarias que nunca monetizarán con su actividad principal todo lo que dicen que valen.

Sensores (o las cosas del “Internet de las cosas”)

Empezando por el sensor que llevamos todos en el bolsillo. El smartphone. Miles de aplicaciones gratuitas que cuentan los pasos que damos, las rutas que seguimos con el coche, etc…

Sensores en las ciudades, en los vehículos, en los animales y en las plantas. Un sensor en todo lo que se mueve o capta movimiento.

Empresas privadas y administraciones públicas

Grandes empresas del sector financiero y telcos, entre otros sectores, ya tienen disponibles sus filiales para la venta de datos con maravillosas APIs para que sea sencillo comprar. Una nueva fuente de ingresos con una materia prima que generan por su propia actividad principal.

Las administraciones públicas están “obligadas” a abrir datos. Directivas europeas, leyes de transparencia, etc, etc… Objetivo: la reutilización de datos públicos para generar valor al ciudadano y a las empresas. OpenData. Costará por la idiosincracia de lo público, pero ya existen realidades interesantes.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BigData, Tecnología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s