O vendemos fuera o nos venderán de fuera. La venta por Internet, estratégica para el futuro de España.

La semana pasada compré unas tarjetas de presentación de empresa para 3Meta en un comercio electrónico. Previamente había pedido varios presupuestos en imprentas locales cercanas a nuestras oficinas. Los comparé por Internet por si encontraba diferencia importante de precios y así fue, un 60% menos incluyendo portes. La experiencia de compra fue fantástica. Todo muy claro y perfectamente explicado en la web. Una funcionalidad que te permitía mejorar el diseño, plantillas predefinidas y pre-visualización del resultado final de la tarjeta. Siete días para entrega a domicilio y pago por paypal. En 15 minutos había realizado la compra.

Hoy han llegado las tarjetas. El resultado el esperado y además con un tarjetero de regalo. La única sorpresa me la he llevado al leer el albarán. El comercio electrónico es de una empresa de Alemania, exactamente de Dresden.

Esto me da pie a compartir una reflexión que he comentado últimamente en varias visitas con empresarios del sector de la distribución y el comercio. En el mundo físico muchas de estas empresas tienen como ventaja fundamental su ubicación. Estar cerca de sus clientes  para la venta o la distribución. Esta ventaja desaparece en el entorno global de Internet, especialmente en negocios dirigidos al consumidor final, siendo ventajas más competitivas el precio, sobretodo cuando los productos son fácilmente comparables, y la experiencia de compra. Esto significa que cualquier comercio electrónico que ofrezca confianza, buenos precios y una experiencia de compra adecuada, se convierte en un importante actor en Internet que compite también contra los negocios de comercio tradicional. Y lo más importante. Su ubicación física o nacionalidad no tienen ninguna importancia. Yo acabé comprando en Alemania, pero podía haber sido en China o España. El resultado hubiera sido el mismo para mi pero no para nuestra actividad económica.

Tras la venta y el comercio está la distribución, los servicios y la fabricación del producto, y no al revés. Si el impacto económico por la disminución de la industria en España es el que está siendo, ¿qué puede pasar si disminuyen nuestras ventas a favor de actores comerciales externos? Perdemos la venta y por tanto la decisión  sobre el resto de la cadena de valor, y esto es un problema serio.

La solución es sencilla, por lo menos de explicar. Convirtamos la amenaza en oportunidad. Vendamos fuera, en otros países e idiomas, pero no sólo al volumen, que ya lo hacemos. Vendamos al pormenor. Internet y el comercio electrónico son una gran realidad para hacerlo, revertir esta tendencia, y de paso fortalecer también otros sectores.

Hay que ponerse la pilas y hay que ponérselas ya. O vendemos fuera o nos venderán de fuera. Señores del comercio, distribución y producción, esto es lo que hay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internet y comercio electrónico, Negocios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s