España un país de servicios… ¿es posible?

Tras la decadencia de los sectores de actividad primarios y el mundo rural durante los años 60 y 70, España emergió como un país sustentado en tres actividades económicas: el turismo, la industria y la construcción. No hace falta recordar cómo ha quedado la construcción tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 y el estado actual de nuestra industria manufacturera amenazada por los países en desarrollo y soportada en gran medida por esfuerzos gubernamentales.

Con la construcción en quiebra, la industria en decadencia, un sector primario estancado y sin grandes recursos energéticos, nos aferramos al sector servicios como realidad y gran esperanza de futuro. Y lo es. Tanto en servicios para las personas, liderado por las actividades turísticas, y servicios para empresas.

Sin embargo existe una gran amenaza en esta evolución hacia un país de servicios. Los servicios añaden valor sobre “algo”. En el caso de los servicios a personas, utilizando el turismo como ejemplo, ese “algo” serían nuestras playas, montañas, ciudades… y los servicios que añaden valor, las actividades a realizar en esos lugares, el alojamiento, gastronomía… En el caso de las empresas el tema se complica. Estamos creciendo en la oferta de servicios de valor añadido, pero estamos decreciendo en aquello sobre lo que prestar el servicio. Pueden existir muchas más empresas dedicadas a la consultoría, pero menos empresas industriales a las cuales prestar esos servicios de asesoramiento. Si generalizamos, esto supone un problema serio de sostenibilidad a muy pocos años vista.

Obviamente no tengo la solución, pero si confío en dos puntos que pueden ayudar a sostener mejor esta evolución:

1. La innovación. Un termino manido pero necesario. Esta claro que no podemos competir en industria de mano de obra barata y gran rotación. Pero sí en una industria de  nuevos productos más avanzados. Como lo hace Alemania y otros países. Tenemos a las personas formadas para innovar y también para soportar la industria avanzada. Generar una industria distinta, con personal de alta cualificación y productos avanzados, que además posibilitará un aluvión de servicio de valor añadido en torno a ella.

2. La exportación. Si tenemos un excedente de capacidad de prestación de servicios tendremos que ser capaces de venderlos fuera. Los países de habla hispana son una gran oportunidad. Habrá que hacerlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Negocios, Pensamientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a España un país de servicios… ¿es posible?

  1. Pingback: Innovación y Mejora Competitiva. Escuchando a Rosa García. | Dani Labeaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s